Publicidad

La verdad sobre las #PruebasMédicas a los #futbolistas

La verdad sobre las #PruebasMédicas a los #futbolistas

El trato se hizo. Ya el monto del pase está acordado, también el salario del jugador y sus condiciones personales. Sin embargo, todo queda «sujeto a la aprobación del examen médico».

Esa frase se escuchará a menudo en las próximas semanas cuando se reabra el mercado de transferencias en las Ligas de Europa. La prueba médica es el obstáculo final en las negociaciones para firmar un futbolista, pero ¿en qué consiste?

A juzgar por lo que sucede, por ejemplo, en la Liga Premier inglesa es algo que varía de club en club.

Antes del inicio de la presente temporada, la transferencia del internacional francés Louis Remy del QPR al Liverpool por más de US$12 millones se cayó justamente porque aparentemente no pasó el examen médico.

Sin embargo, después firmó con el Chelsea un contrato de cuatro años por casi US$16 millones.

Debido a que hay una cláusula de confidencialidad es difícil conseguir respuestas directas sobre los resultados de exámenes médicos, pero es obvio que el Chelsea estaba dispuesto a apostar por un fichaje que el Liverpool consideraba demasiado riesgoso.

Ni aprobado, ni reprobado

La doctora Charlotte Cowie ha estado a cargo de los equipos médicos del Tottenham y del Fulham y ahora trabaja en el Centro Nacional de Fútbol de la Asociación Inglesa de Fútbol, la FA.

Todos los equipos ingleses tienen la opción de enviar a sus jugadores allí para ser evaluados en sus modernas instalaciones.

En conversación con Sonali Shah, de BBC Deportes, Cowie indica que su equipo nunca ha realmente «aprobado» o «reprobado» a un jugador.

«Lo que para un jugador significa reprobar, para otro significa haber pasado», dice.

«Realmente depende de cómo esté en cuanto a lesiones, lo que el entrenador y el club quieren del jugador y cuánto costará. Es un análisis de riesgos y beneficios», dice.

Cowie explica que su rol en un examen médico para un futbolista que está siendo transferido es recopilar su historia y hacerle una examinación física.

Investigaciones adicionales podrían incluir resonancias magnéticas, exámenes de sangre y análisis cardiológicos.

«Mi examen médico ideal probablemente tomaría unas cuatro horas. Si es una situación organizada -como es el caso de José Mourinho en el Chelsea, quien sabe lo que quiere antes de que se abra la ventana para el fichaje- uno lo termina todo mucho antes de que esa ventana se cierre».

Sin embargo, no todo el mundo es tan organizado como el técnico portugués.

Falta de transparencia

Cowie apunta que «a los clubes no necesariamente les interesa ser transparentes».

«A veces vienen con escáners y notas, a veces con nada. A veces se aparecen con un montón de notas, pero en un idioma diferente».

Después de ser visto por el doctor del club, el jugador pasa luego a los fisioterapistas y científicos del deporte para las pruebas de aptitud física.

El fisiotrapeuta de la selección inglesa Steve Kemp sugiere que idealmente los exámenes médicos deberían tomar entre 24 y 48 horas.

Uno de los equipos que utiliza es una máquina isocinética, que permite comparar la fuerza y los desequilibrios de las contracciones musculares para evaluar rendimiento y riesgos de lesiones.

Pero las sesiones a veces pueden ser frustrantes para especialistas como Kemp.

Cuenta que una vez un jugador de la Premier estaba en la máquina, salió a hacer una llamada telefónica y nunca volvió.

«Otro club llamó con una oferta mejor y desapareció. Esas cosas desafortunadamente pasan».

Mejor oferta

No es solo el cierre del plazo para fichajes lo que pone presión a la hora del examen médico.

«Si hay otro club que está buscando fichar al mismo jugador, incluso si la ventana para ficharlo no se ha cerrado, uno puede estar contra el tiempo porque quiere cerrar el trato antes de que llegue el otro club», dice la doctora Cowie.

Y la experiencia puede no ser muy grata para los jugadores.

«A veces se sienten ansiosos de que vayas a encontrar algo que ellos no saben que tienen o algo que no querían que supieses», dice.

«Uno no puede esperar que te den todas la información sobre sus lesiones».

Y Steve Kemp señala que es común encontrar problemas inesperados.

«Si hiciéramos exámenes de todos los jugadores de la Premier League, me imagino que en más de la mitad conseguiríamos cosas que ni ellos mismos sabían que tenían».

Cuestión de rutina

Y es que a final de cuentas no siempre el examen médico es un obstáculo que haya que superar para cerrar un fichaje.

«Es nuestro trabajo darle a la junta directiva y al entrenador la mayor cantidad de información posible», dice Kemp.

«Si el entrenador realmente quiere un jugador y está consciente de su historial de lesiones, ¿quiénes somos nosotros para impedir que sean fichados?».

«La realidad es que a veces ya todo está decidido de antemano», agrega por su parte Cowie con una sonrisa irónica. «Es solo cuestión de marcar algunas casillas y saber con quién vas a tener que lidiar durante la próxima temporada».

Comentarios

comentarios

loading...

About The Author

Related posts

X